Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Sobre la figura de Sergéi Necháyev y su Catecismo revolucionario.

Dostoievski retrata a Nechaev en el personaje del loco nihilista Verkhovenski, en su novela Los endemoniados.

En el libro hago referencia a Sergéi Necháyev, revolucionario ruso nacido en 1847 en una zona dedicada a la industria textil, hijo de una costurera y de un pintor de brocha gorda. En su juventud universitaria fue un admirador del jacobinismo de Robespierre, Rousseau o Babeuf. Pronto se convertiría en un líder revolucionario que tras sus primeras detenciones tuvo que exiliarse a Suiza donde conoció a Bakunin, en Ginebra. Sergéi impresionado con la figura de Bakunin intentó impresionarle de igual modo, hiperbolizando sus actuaciones en Rusia e incluso recurriendo a la mentira; le comentó a Bakunin que era un delegado de una célula revolucionaria rusa con central en San Petersburgo, huido de la cárcel de Pedro y Pablo y muchas otras histriónicas historias. Se estableció entre ellos una estrecha amistad que se tradujo en una colaboración de diversos escritos, panfletos y publicaciones como el famoso «Catecismo revolucionario». Aunque más tarde se supo que el Catecismo fue obra exclusiva de Necháyev.

Editado por La Felguera.

En el Catecismo, el revolucionario es descrito como un completo inmoral, dispuesto a cometer cualquier crimen, cualquier traición, cualquier bajeza o engaño que pueda traer la destrucción del orden existente. Considera moral solamente aquello que contribuye al triunfo de la revolución, como el propio libro nos indica «los sentimientos acomodaticios y enervantes de la familia, la amistad, el amor, la gratitud, el honor incluso, y noche y día su único pensamiento, su meta invariable debe ser… la destrucción despiadada».

A su vuelta a Rusia puso en práctica todo lo expuesto en esta obra; el engaño, el terror, sociedades secretas… el nombre de dicha sociedad fue народное правосудие (La voluntad del pueblo), acometieron una serie de acciones de carácter revolucionario, por las cuales fue apresado aunque consiguió escapar y viajar de nuevo a Suiza, donde su amistad con Bakunin se fue deteriorando hasta ser una completa ruptura. En una importante carta, fechada el 2 de junio de 1870, Bakunin reprocha a Necháev su falta de sinceridad para con él; se opone terminantemente a sus posiciones jacobinas y blanquistas; rechaza su amoralismo y opina que, en el fondo, no está haciendo otra cosa sino preparando una nueva opresión y una nueva explotación para el pueblo.

Vera Figner del grupo narodnaya volia, le nombra varias veces en su autobiografía editada por Antipersona.

Tras un breve paso por Londres, Necháyev vuelve a Suiza donde las autoridades le entregan a los agentes del zar, donde muere en la famosa cárcel de Pedro y Pablo a los 10 años de tisis. Grandes pensadores del anarquismo desde Godwin a Bakunin o Kropotkin le reprocharon su jesuitismo (el fin justifica los medios) y su inmoralidad.

Lenin fue un profundo admirador de Necháyev, él mismo simpatizó con el grupo en su juventud y varios de sus hermanos eran militantes del mismo. Uno de ellos fue
ahorcado por sus actividades en su seno. También más de un concepto de los
contenidos en el texto están implícitos en los que desarrollará más tarde por
Lenin, aunque dándole otros sentidos. Principios como el de vanguardia obrera,
la idea de partido, o el carácter insurreccionista de la revolución, denotan
algunas influencias nechaevistas.

En los sesenta el Catecismo fue utilizado y difundido por el movimiento afro-americano de los Panteras Negras, así como por distintos colectivos de guerrilla urbana
sudamericanos. También se dice que Ernesto Guevara, el Ché, lo tenía entre sus
lecturas habituales. En los setenta constituyo uno de los textos de estudio de
grupos como las Brigadas Rojas italianas o los núcleos de la Fracción del Ejército
Rojo. En el s. XXI la organización griega La conspiración de las células de fuego, le nombra en varios comunicados recogidos en La nueva guerrilla urbana anarquista.

La figura de Necháyev sale reseñada en el capítulo que comparte nombre con el libro Abrazando la Nada.





Un gran libro para entender el periodo previo a la revolución bolchevique, de la mano de anarquistas y nihilistas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: