Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Libros

Sin intención por mi parte de sesgar la impresión del lector con un resumen de lo que va a encontrar en el libro, puedo decir que se trata de una compilación de textos que en su momento desafiaron la irracionalidad de las fronteras, ya que fueron publicados en diferentes medios (revistas, fanzines, digitales…) chilenos, colombianos, alemanes y también dentro del Estado español.

Las páginas que siguen articulan dos ejes principales; el análisis de las diferentes realidades en las que el autor se ha visto inmerso en su día a día. Y por otra parte la negación crítica de todas ellas.

No se pretende con ello formular una ecuación material todopoderosa que resuelva los males que se exponen, simplemente hacer ver la realidad desde un punto de vista que cuestione el estilo de vida tecnoindustrial ligado al liberalismo económico en su fase experimental de biopoder.

Se trata de una auto publicación. Es una elección a raíz de haber indagado por el mundo de las editoriales, y haber rehuido en parte de sus inconvenientes. Con la auto publicación he emprendido un viaje de aprendizaje de las diferente etapas de la edición de un libro, a parte de tener un poder decisorio en cada una de ellas. Otras partes de este proceso las he tenido que delegar en quienes ostentan mayor autoridad de conocimiento. Para ello he tenido la gran suerte de tener a mi lado a grandes amigos y compañeros, grandes profesionales en el campo del diseño gráfico y la fotografía.

La intención de poner la obra bajo licencia de Creative Commons es la de poder hacer la obra accesible a todo aquel que quiera compartir textos enteros o parte de ellos, mencionando la autoría como única condición. La cultura es, o debería ser, un bien común y más para quienes no pretendemos vivir de ella. Esta decisión se ve también muy influenciada por al temática de los artículos de los que se compone el libro, no sería ético ostentar una propiedad privativa de textos que la cuestionan.

El precio del libro pretende ser lo más ajustado posible, no genera un gran beneficio más allá de cubrir los costes de la auto publicación, costes asumidos en su totalidad por mi parte. La diferencia entre el coste y el beneficio es la justa para que también las librerías que deseen vender el libro, tengan algún aliciente económico para hacerlo. Una vez cubierto los gastos, se generará un pequeño fondo para sufragar futuras ediciones y futuras obras. Y por último, se destinarán parte de ellos a donaciones de cajas de resistencias de asociaciones obreras y anarquistas. Es una forma de devolver la deuda que a lo largo de mi vida he generado con las ideas libertarias, ideas que han inspirado todos y cada uno de los textos que componen este libro.

Un ejército invisible, anónimo y omnipresente, entregado a una causa alejada de los intereses personales bajo la abnegación de la destrucción como única ciencia. Forjando su férrea voluntad ahogada en la pasión de la actuación revolucionaria sin los bálsamos de la amistad, el parentesco o el amor. Así, y solo así, hicieron tambalear hasta su caída los cimientos de una sociedad anclada en la oscuridad y el despotismo, poniendo al servicio del pueblo la causa del terror popular contra toda jerarquía social y convención moral. Pero ¿quiénes eran sus enemigos? Todos aquellos que se opusiesen o traicionasen la emancipación del individuo, que frenase su superación y cohibiese su libertad; Estado, religión, ideología, convencionalismos, familia e incluso, la propia sociedad. El terror debía ser el revulsivo y detonador para el levantamiento general, ¿y qué acto puede precipitar mejor a la lucha que el ataque al centro del propio símbolo del poder, el gobernante? Nada ni nadie les pararía en su frenética confrontación contra el centro del aparato gubernamental, que hiciese caer después todo el sistema.

No era un suicidio, ya que la muerte es nuestro destino. Era una mezcla de heroísmo y martirio por la fuerza y voluntad que tienen las ideas. Fueron el ejemplo y germen de las generaciones revolucionarias que les sucedieron, y que se miraron en ellos como en un espejo del que aprender de los errores y los aciertos.

Porque ellos fueron, somos ahora.

A %d blogueros les gusta esto: